El Supremo acuerda que las declaraciones ante Policía no tienen valor probatorio

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha adoptado un Acuerdo del Pleno no jurisdiccional de la Sala, de fecha 3 de junio de 2015, sobre el valor probatorio de la declaración del imputado ante la Policía no corroborada en sede judicial, estableciendo que las declaraciones prestadas ante funcionarios de Policía no tiene ningún valor probatorio y dejando sin efecto el anterior acuerdo no jurisdiccional adoptado el día 28 de noviembre de 2006.

Este nuevo Acuerdo indica que:

1º- Las declaraciones ante los funcionarios policiales no tienen valor probatorio.

Es decir que las declaraciones prestadas a los mismos no pueden ser incorporadas al procedimiento como una prueba autónoma sobre la cual se pueda construir o argumentar una resolución judicial condenatoria. La declaración prestada ante los funcionarios policiales podrá ser utilizada, únicamente, como fundamento de las diligencias de investigación que se practiquen.

2º- No pueden operar como corroboración de los medios de prueba. Ni ser contrastadas por la vía del art. 714 de la LECrim. Ni cabe su utilización como prueba preconstituida en los términos del art. 730 de la LECrim.

Ello significa que no podrán considerarse como elementos periféricos confirmatorios de otros medios de prueba, que tampoco es posible incorporarlas al procedimiento mediante su lectura y sometimiento a contradicción del testigo y que no podrá considerarse como una prueba ya practicada ante la imposibilidad de que pueda ser reproducida en el juicio oral.

3º- Tampoco pueden ser incorporadas al acervo probatorio mediante la llamada como testigos de los agentes policiales que las recogieron.

Hasta ahora, se validaban esas declaraciones de los detenidos si los agentes que hubieran practicado el interrogatorio corroboraban esa información compareciendo en el juicio y la ratificaban.

4º- Sin embargo, cuando los datos objetivos contenidos en la autoinculpación son acreditados como veraces por verdaderos medios de prueba, el conocimiento de aquellos datos por el declarante evidenciado en la autoinculpación puede constituir un hecho base para legítimas y lógicas inferencias. Para constatar, a estos exclusivos efectos, la validez y el contenido de la declaración policial deberán prestar testimonio en el juicio los agentes policiales que la presenciaron.

Esto quiere indicar que cuando el detenido reconoce los hechos de los que ha sido acusado y que han motivado su detención y en tal reconocimiento proporciona unos datos que son ciertos y que tal certeza se puede confirmar por cualquier medio de prueba válido en derecho, se podrá considerar esa declaración autoinculpatoria como suficiente para realizar un valoración por el Tribunal, habida cuenta que se ha mostrado un conocimiento sobre unos datos concretos del hecho imputado. Para que el Tribunal pueda realizar una valoración será necesario que los funcionarios de policía asistan a juicio para ratificar que la declaración se prestó con todas las garantías constitucionales que la dotan de validez y también el contenido de la misma.

Accede al Acuerdo del Pleno