Modificaciones y obligaciones en el nuevo reglamento del Registro Nacional de Asociaciones

El 24 de octubre de 2015 se publicó el Reglamento del Registro Nacional de Asociaciones que deroga la anterior normativa del año 2003, pretendiendo desarrollar, entre otros, los aspectos organizativos del mismo, simplificando los trámites y confiriendo publicidad al mismo. Este Reglamento pretende facilitar el cumplimiento de las obligaciones formales inherentes a la vida de la asociación y configurar el Registro como un servicio público, transparente, ágil y adaptado a las nuevas tecnologías. Es decir, imitar las notas características de los Registros Mercantiles provinciales.

Especial importancia revisten tres puntos esenciales del Reglamento:

En primer lugar, este registro queda reservado a las asociaciones de ámbito estatal, excluyéndose así las asociaciones de ámbito autonómico o aquellas que deban ser inscritas en registros especiales.

En segundo término, por primera vez, se hace referencia al asociacionismo de segundo grado, es decir, federación, confederación y unión de asociaciones, las cuales deberán estar promovidas por personas jurídicas de naturaleza asociativa e inscritas en el correspondiente registro.

Por último, el reglamento regula los distintos tipos de actos inscribibles en la vida de la asociación, estableciendo una regulación específica para cada uno y previendo la creación de formularios normalizados para que los ciudadanos puedan proceder a cumplir los requisitos formales que son exigidos con relativa sencillez.

En dichos actos inscribibles, además de aquellos más tradicionales, como lo son la constitución o la disolución, se incluyen ex novo unas modificaciones estructurales que hasta ahora no tenían adecuada constancia como lo son las fusiones y las transformaciones.

El “Nuevo Registro de Asociaciones” pretende eliminar las situaciones de inseguridad jurídica que actualmente se derivaba de la falta de publicidad durante el tiempo que transcurría entre la baja en el Registro y el alta en un registro distinto y ello lo permite la figura de la baja provisional, manteniendo la asociación hasta que se tenga constancia fehaciente de su inscripción en el registro autonómico o especial correspondiente. Este cauce se invierte cuando las asociaciones pretendan inscribirse en el Registro cuando provienen de otro autonómico o especial.

Dada la existencia de más de 14.000 asociaciones inscritas en el Registro Nacional de Asociaciones, que no tienen adaptados sus estatutos desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, el Reglamento exige, mediante la Disposición Adicional sexta, que para aquéllas asociaciones que no hubieran presentado la declaración de actividad y funcionamiento prevista en el apartado 2 de la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica 1/2002 de 22 de marzo, ni ninguna otra solicitud o comunicación al Registro antes de la entrada en vigor de este reglamento -1 de diciembre de 2015- se expresará nota magistral expresiva de tal circunstancias.

Así también, en el plazo de 3 meses desde la entrada en vigor del reglamento, se procederá de oficio a clasificar la actividad de las entidades ya inscritas, estableciendo mediante anexo los códigos de las diferentes actividades.