Punto de carga eléctrico en piso y garaje alquilado

La cuestión que provoca las dudas es si puede un inquilino de una plaza de garaje en edifico en régimen de propiedad horizontal instalar un punto de recarga de vehículo eléctrico, o es facultad exclusiva del propietario de la plaza.

Según el texto legal (LPH), así como la reforma de la LPH (Ley 8/2013) y las especificaciones del REBT en su ITC BT 52, no se especifica nada respecto a PROPIETARIO o INQUILINO, siempre se habla de VEHÍCULO ELÉCTRICO, por lo que se puede concluir que cualquier ocupante de una plaza de garaje con TITULO JUSTO puede instalar un enchufe para recargar su vehículo eléctrico, siempre que lo comunique PREVIAMENTE a la Comunidad Y ASUMA ÍNTEGRAMENTE SU COSTE.

Ojo, tiene que ajustarse a la ITC BT 52, Y ESO SÍ SE LE PUEDE EXIGIR antes de comenzar su instalación y además exigir que SEÑALICE que no se pueden cargar baterías que emitan gases.

Aunque el precepto (de la LPH) lo “ha colado” en el artículo 17 de la LPH que regula las reglas de los acuerdos de la Junta de propietarios y ello permitiría hacer pensar que todo lo que está dentro del artículo SOLO corresponde a la Junta de propietarios, criterio que comparto por lógica legislativa, sin embargo la redacción dada al apartado 5, introducido por un párrafo incluido dentro de una disposición final en la Ley 8/2013, no permite mantener firmemente esa opinión.

¿Por qué? Pues simplemente por su literalidad: aunque esté dentro del artículo que regula los acuerdos de la Junta (y por tanto describiendo lo que pueden hacer o no los propietarios –excluidos los ocupantes no propietarios-), su texto parece tener dos conclusiones:

No es un tema sujeto a junta y

b) por tanto no es facultad exclusiva de los propietarios, sino de quien tenga “UN USO PRIVADO”, que puede ser un inquilino, usufructuario o cualquiera que tenga el uso privado( se entiende que de forma legítima).

Lo correcto hubiera sido incluirlo en el artículo 10 que se refiere a las obras y actos obligatorios que no requieren acuerdo de la junta de Propietarios, pero lo legislador lo ha querido ubicar donde está y hasta que los TRIBUNALES tengan ocasión de que dilucidar su correcta aplicación, parece que la literalidad del texto legal NO IMPONE QUE SEA EL PROPIETARIO EL ÚNICO LEGITIMADO PARA INSTALAR EN LA COMUNIDAD EL PUNTO DE RECARGA DE SU VEHÍCULO ELÉCTRICO.