Sobre la repercusión de obras a los inquilinos

A la vista de las constantes dudas y consultas realizadas en torno a la aplicación y procedencia de la repercusión a los inquilinos, de las obras realizadas en el inmueble por mejoras, o por necesidad, incluso aquellas realizadas por imperativo de la autoridad, tenemos que indicar que pese a las diversas y contradictorias posturas adoptadas por las diferentes secciones de las Audiencias Provinciales, el Tribunal Supremo dictó una sentencia por “interés casacional” para fijar la doctrina Jurisprudencial en fecha 21 de mayo de 2009, por la que para aquellos contratos de Arrendamientos Urbanos, celebrados con posterioridad a la aprobación por Decreto 4104/1964, de 24 de diciembre, de la LAU, no es aplicable el artículo 108 de este ordenamiento, respecto a la repercusión de las obras necesarias en el arrendatario, dada la determinación de la liberalización de las rentas acordada en su artículo 97.

Es decir aquellos contratos celebrados con posterioridad a 1964, y que no tengan contemplado en su clausulado la posibilidad de repercusión del coste obras, no podrán repercutirlas a sus arrendatarios.

En consecuencia para aquellos casos en que sí esté pactada, incluimos una reseña de los conceptos que pueden repercutirse:

1º.- Obras que han sido consideradas de reparación y necesarias, tienen por objeto la propia vivienda y por lo tanto son repercutibles: Sustitución de una caldera; Reparación de las conducciones de agua para evitar filtraciones de las conducciones generales; Obra de reparación de la conducción de gas; Obras de reparación de radiadores de calefacción.

2º.-Obras necesarias, sobre elementos comunes y son repercutibles: Reparación de bajantes; Instalación eléctrica para adecuarla al REBT Sustitución del ascensor antiguo o reparación para adecuarlo a la normativa vigente; Obras en estructura, fachada, cubierta o tejado.

Las obras de mejora no son repercutibles siempre y cuando consistan en añadir elementos, servicios o funcionalidades inexistentes en la fecha de la firma del contrato.