Tutoría legal: Obligaciones, derechos y remuneración

Ámbito de la tutoría:

El tutor es aquél ejerce las funciones de administrar y gobernar tanto las decisiones personales (salvo aquellas que pueda realizar por sí solo) como patrimoniales del incapaz (salvo que por determinadas circunstancias particulares sea conveniente nombrar un tutor par al persona y otro para el patrimonio).

En la generalidad de los casos se suele nombrar un único tutor. No pueden ser tutores las personas a las que se ha privado del ejercicio de la patria potestad, los condenados a pena privativa de libertad, durante el tiempo de condena, las personas de mala conducta conocida, y los que tengan conflicto de intereses con el incapacitado, o tengan enemistad con él (salvo disposición expresa en testamento).

Al inicio de la tutoría, se puede pedir la constitución de una fianza por el Juzgado, y el tutor debe realizar un inventario de bienes al inicio de la tutoría, y rendir cuentas anuales ante el Juzgado y al finalizar la tutela.

La tutoría puede ser remunerada y su importe lo fija el Juez, en función del patrimonio del tutelado, variando entre un importe no inferior al 4% ni superior al 20% del rendimiento líquido de los bienes del tutelado.

La remuneración podrá ser fijada, atendiendo a los criterio anteriores y dado que se fija en función del rendimiento líquido delos bienes del tutelado, podrá establecerse de inicio al nombramiento del cargo, o bien cuando se formalice el primer inventario y se pueda determinar con precisión.